1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://peliculas.about.com/od/Comedia/fr/Resena-De-Eddie-El-Canibal-Sonambulo.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Reseña de Eddie, el caníbal sonámbulo

Eddie, caníbal, sonámbulo, entretenido y original

Calificación About.com 3.5 Calificación

De

Thure Lindhardt en una escena de Eddie, el caníbal sonámbulo, de Boris Rodríguez.

Thure Lindhardt en una escena de Eddie, el caníbal sonámbulo, de Boris Rodríguez.

Foto cortesía de: Festival de Cine de Tribeca.
Título: Eddie, el caníbal sonámbulo.
Título original: Eddie: The Sleepwalking Cannibal.
Año: 2011.
País: Canadá.
Director: Boris Rodríguez.
Guionista: Boris Rodríguez, Alex Epstein y Jonathan Rannells.
Protagonistas: Thure Lindhardt, Dylan Smith, Georgina Reilly, Alain Goulem, Stephen McHattie y Peter Michael Dillon.

La trama

Lars Olafssen (Thure Lindhardt, Ángeles y demonios, Hacia rutas salvajes) es un admirado y famoso artista plástico danés que es invitado por una escuela de arte en el pequeño y alejado pueblo de Koda Lake, Canadá, con el propósito de que enseñe por unos meses y la esperanza de que mientras resida temporariamente, también pinte. Pero Lars tiene un bloqueo, y hace diez años que no pinta.

Al llegar a la escuela le advierten de Eddie (Dylan Smith), un hombre adulto, musculoso, mudo e inofensivo que participa de las clases y se pasea por los pasillos. Es el hijo de la benefactora más importante de la escuela, de la cual prácticamente dependen para subsistir, que ha quedado traumatizado por un accidente familiar.

A los pocos días de la llegada de Lars, la madre de Eddie muere y tanto el director de la escuela (Alain Goulem) como la maestra Lesley (Georgina Reilly) —una admiradora y enamorada de Olafssen— le piden al profesor si puede, momentáneamente y aprovechándose de su amabilidad, tenerlo a Eddie en la espaciosa casa que le escuela le ha prestado. Y así Lars y Eddie comienzan a vivir juntos.

Hay un pequeño detalle que le han ocultado: Eddie, cada tanto, sale de noche sonámbulo a comer animales, y lo que hoy es un animal mañana es un vecino. Inesperadamente, semejante descubrimiento inspira a Olafssen, quien vuelve a pintar, y, fascinado por el hallazgo, tienta y alienta a Eddie a que salga de noche. Aunque perseguido por el sheriff del pueblo, él pintará cuadro tras cuadro... al costo más impensado.

Boris, un creador a tener en cuenta

Boris Rodríguez es un director y guionista canadiense basado en Montreal, Canadá, de padre cubano y madre mexicana. Luego de algunos cortos que se han hecho medianamente populares (Havana Kids, Beso nocturno), filmó la comedia Sonny by Down para la televisión canadiense. Con Eddie, el caníbal sonámbulo, Rodríguez debuta en el cine con un largometraje independiente, pequeño y de género, pero sólido y bien pensado. Película ideal para la sección Cinemania del Festival de Tribeca.

La dirección y la visión artística es probablemente lo que mejor funciona en la película. Con acertadas actuaciones, pero sin una destacándose notablemente sobre la otra, Rodríguez logra que esta comedia camine la línea del humor negro y el terror clase B con inteligencia, sin pasarse al lado de la obviedad, el estereotipo, el extremo ridículo o la sangre en tu rostro. De hecho en los momentos en que Eddie hace los mayores destrozos, la violencia está fuera de foco o escena.

La historia que nos mantiene despiertos

Las apariencias engañan: Lars y Eddie van lentamente transformándose hacia el lado opuesto en el cual han comenzado. Eddie en un bonachón que lo último que quiere es dañar a alguien, y Lars en un perverso que actúa inescrupulosamente para cumplir sus objetivos egoístas, apoyado por el director de la escuela y su representante, también en busca del éxito a cualquier costo.

Hay algunos puntos en los que el guión parece forzado, como si los personajes decidiesen arbitrariamente para que la historia siga sucediendo. Sin embargo, como desde el planteo ya se conoce su absurdo, aceptamos ciertos deslices con tal de seguir entreteniéndonos. Por otro lado, la decisión de Rodríguez de obviar aquellas escenas que justificarían pero alargarían, ha servido para no cortar el ritmo.

Eddie, ¿volverá a atacar?

Eddie, el caníbal sonámbulo, se ha destacado en Tribeca y tiene el potencial de poder haberse llevado a otro nivel. Aún así, especialmente tratándose de una ópera prima, la historia avanza, entretiene y sorprende. La originalidad con la que el tema y las situaciones se plantean hace reír en varias ocasiones, y los momentos absurdos bien pueden hacer que esta película encaje entre las de culto como Shaun of the Dead o Fido.

Con dominio perfecto del idioma, el apoyo de organizaciones como Téléfilm Canada y el Instituto de Cine Danés, y con una película muy bien lograda, es de esperar que Boris Rodríguez se prepare para filmar una de terror en español. Su dirección austera, de bajo perfil y alto vuelo, dan casi por seguro que la película no defraudaría. Eddie, ¿volverá a salir de noche?, ¿tendrá un hermanastro sonámbulo en Latinoamérica?

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.