1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://peliculas.about.com/od/Drama/fr/Resena-De-El-Estudiante.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Reseña de El estudiante

El estudiante, la gran ópera política que atrapa y fascina

Calificación About.com 4 Calificación

De

Esteban Lamothe en una escena de El estudiante, de Santiago Mitre.

Esteban Lamothe en una escena de El estudiante, de Santiago Mitre.

Foto cortesía de: HFFNY.
Título: El estudiante.
Año: 2011.
País: Argentina.
Calificación MPAA: NR.
Director: Santiago Mitre.
Guionista: Santiago Mitre.
Protagonistas: Esteban Lamothe, Romina Paula, Ricardo Félix y Valeria Correa y Germán da Silva.

La trama

Roque Espinosa (Esteban Lamothe) es un joven de Ameghino, un pueblo de la provincia de Buenos Aires, que llega a la ciudad para estudiar en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Esta vez es en la Facultad de Ciencias Sociales y en su tercer intento, luego de abandonar otras dos carreras. Sin embargo Roque parece más interesado en hacer amigos y conocer mujeres que en enfocarse en graduarse.

Conoce a Valeria (Valeria Correa) y a los pocos días se muda a su casa, luego se interesa por Paula (Romina Paula), y la sigue hasta que se ponen de novios. Ella, una profesora adjunta comprometida en la política de la universidad, lo introduce al mundillo de la militancia. Y así Roque, que a simple vista no entiende y parece ese simple provinciano al que los porteños tienen estereotipado, resulta ser un experto en fingir y lograr lo que quiere.

Parco, pragmático y a su vez simpático, conoce a Alberto Acevedo (Ricardo Félix), un viejo político que aspira al rectorado de la universidad y aún más. Roque aprenderá los códigos, traiciones, manejos y favores de la política, y por sobre todas las cosas descubrirá que justamente política —y no el estudio— es lo mejor que sabe hacer.

La gran ópera

Santiago Mitre nació en Buenos aires en 1980. Se formó en la época en que el nuevo cine argentino surgía con películas como Pizza, birra y faso (1998, Adrián Caetano), Mundo grúa (1999, Pablo Trapero) y La ciénaga (2001, Lucrecia Martel), y ese espíritu de cine fundamental con escasos recursos es el que Mitre parece rescatar. Fue uno de los cuatro directores de El amor (1era parte) (2004) y co-guionista de Leonera (2008, Pablo Trapero) y Carancho (2010, Pablo Trapero).

De allí la relación con éste último, uno de los co-productores; también es notable que otro co-productor y co-autor de la idea original sea Mariano Llinás, maestro del cine independiente extremo, como es el caso de sus películas de culto Balnearios e Historias extraordinarias. No es casualidad esta alianza de Mitre con los jóvenes pero ya veteranos directores, y se notan sus ojos expertos en el producto final.

El estudiante, rechazada en el concurso del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) de Argentina que le otorgaría unos $350.000, fue filmada con un presupuesto muy pequeño, y según el propio Mitre, ser rechazado fue lo mejor que le pasó, ya que por retrasos en la entrega de fondos las películas ganadoras tardaron mucho más en ser filmadas —y algunas aún a la espera—.

Entonces Mitre consiguió permisos de la Universidad de Buenos Aires y de manifestantes y militantes, y no sólo investigó a sus personajes durante el desarrollo del guión, sino que también filmó y fotografió escenas que se usaron luego sin necesidad de extras. El estudiante es la ópera prima de Mitre, y eso no se nota. Ha ganado premios en el Festival BAFICI, en el Festival de Lleida, Valdivia, Gijón y Cartagena. Y recién estamos en abril.

Los mundos paralelos

Santiago Mitre sabe poco de la UBA pero mucho de política argentina. Sí, contrario a lo que la mayoría cree al terminar de ver la película, Mitre no estudió en la UBA. La investigó con la calidad de un antropólogo cultural, y ayudo e inspiró que su familia sea históricamente militante, desde su bisabuelo ministro, su abuelo embajador y sus padres políticos. No es casualidad que esas imágenes de su infancia —discusiones, asados políticos, visitas a unidades básicas— se vean reflejadas en su largometraje.

El estudiante puede ser para algunos demasiado argentina, con muchos códigos en juego, pero para los que aunque ajenos están interesados, es simplemente fascinante. Uno de los logros es que parece que todos los estudiantes militan, cuando en realidad es al revés. Nos metemos tanto en los pasillos de Ciencias Sociales, con su superpoblación de carteles políticos, grafitis y laberintos de aulas deterioradas, que nos olvidamos que un gran porcentaje de los estudiantes ni se mosquean con esto que para algunos es su vida diaria, de hecho hay incluso un rechazo pasivo a la politización de la universidad.

La realidad de la política universitaria y la política a nivel nacional es paralela: la misma sensación de rechazo, pasividad o asco se vive en el país. Aunque también hay un prejuicio, ya que la sensación de que todos los políticos buscan puestos para robar y corromper no se da en la universidad; hay mucha militancia estudiantil que aún es idealista. La política argentina sufre tantos cambios, ciclos y vaivenes, que es acertado el hecho de que la historia no parezca suceder en una época en particular, y que no importe quién es el presidente de turno.

El fanático

El complejo trabajo de cámaras con espíritu documental realizado por cuatro cinematógrafos, la edición impecable de Delfina Castagnino, la genialidad del guión, el desarrollo y credibilidad de sus personajes de la mano de la fuerza natural indiscutida de Esteban Lamothe, y la manera transparente y subconsciente en que Mitre sumerge a la audiencia rápidamente en el submundo político casi surreal de la universidad más importante del país, hacen de esta ópera prima una Gran Ópera.

Hace tiempo que no veo una película que me deja pensando, que la sueño, que tres días después de verla me gusta más que antes. Todavía me pregunto si el final que eligió Mitre es acertado, y si Lamothe es realmente el estudiante de Ameghino, y por qué la película concluye de manera tan contundente, y en cómo hizo para que sus cámaras se diluyan en el hormiguero de estudiantes, se conviertan en ojos que el resto termine ignorando.

El suspenso constante, las ganas de más, y el habernos convertido otra vez en estudiantes hace que, más allá de todo defecto o fortaleza, algunos comencemos a transitar el camino del fanatismo. Así es, además de nuevos estudiantes y nuevos políticos, Santiago Mitre ha logrado, apenas con su primer largometraje, crear una nueva camada de seguidores que sin duda votarán por él cuando estrene su próxima película.

Nota: El estudiante se pudo ver en los Estados Unidos gracias al Festival de Cine de Nueva York y el Festival de La Habana en Nueva York.
  1. About.com
  2. About en Español
  3. Películas
  4. Películas por género
  5. Drama
  6. Reseña de El estudiante

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.